CÓMO CAMBIAR EL SUFRIMIENTO PROFUNDO EN PAZ PROFUNDA II

Este texto está basado en las enseñanzas que el maestro Eckhart Tolle vierte en su libro A New Earth, editado en castellano como Un Nuevo Mundo, Ahora.

¿HAY INFELICIDAD EN TI?

La infelicidad que sientes nada tiene que ver con lo que tú eres.

Toda la actividad de tu mente consiste, principalmente, en:

  • ciertos pensamientos y emociones, repetitivos y persistentes, y
  • en pautas de reacción -que se manifiestan en conductas automáticas- .

Esos pensamientos, emociones y pautas de reacción se supone que eres tú.

En la mayoría de nosotros esos pensamientos y emociones aparecen de forma incesante, involuntaria y compulsiva. No controlamos nuestra mente, es la mente quien nos controla a nosotros, es la mente quien nos posee: nos convertimos en títeres de nuestra mente y… dejamos de Ser.  mente llena 2

Durante cinco minutos pon atención a tu respiración, al movimiento rítmico de tu pecho al inhalar y al exhalar. Sólo observa cómo ocurre. Sólo observa, no pienses. Adelante.

¿Interfirió algún pensamiento en tu actividad? Pongamos que así fue.

Si tu propósito era observar sin pensar… ¿quién trajo esos pensamientos a tu mente?

¿Somos, entonces, títeres de nuestra mente?mente llena

Repito una afirmación anterior: el torrente incesante de pensamientos y emociones que aparecen en nuestra mente es involuntario y compulsivo. Involuntario, o sea, que no ha partido de tu voluntad.

Y, sin embargo, nos definimos según esos pensamientos-emociones. Esos pensamientos-emociones y nosotros… somos..  lo mismo. Nos identificamos con ellos.

Es curioso: yo no decido lo que hay en mi mente, pero eso que hay digo que soy Yo. Ese Yo es el Ego.

Vale, y si yo, realmente, no soy aquello que pienso y siento…¿quién soy?

Volvamos al principio: ¿hay infelicidad en ti? Supongamos que reconoces que sí.

Pues tu infelicidad no tiene nada que ver con quien, realmente, eres.

La causa primaria de infelicidad no es nunca la situación, sino lo que piensas de ella.

Busca una situación que te genere infelicidad y toma conciencia de los pensamientos que aparecen. Sepáralos de la situación: aquí está la situación y aquí están mis pensamientos sobre la situación. Cíñete a la situación. Un ejemplo: “tengo un euro en mi cuenta bancaria”,  es un hecho. “Estoy arruinado” es una interpretación de los hechos construida por tus pensamientos.

Sé consciente de que, en gran medida, lo que piensas crea las emociones que sientes. Observa la conexión entre tus pensamientos, tus emociones y los cambios en la fisiología de tu cuerpo.

Vuelve a hacer el ejercicio que te propuse antes, con una variante:

encuentra una situación que te genere infelicidad: estás enojado porque la grúa se llevó tu coche; triste porque has discutido con tu pareja; agobiado por tu trabajo…

Intenta darte cuenta de los hechos de cada situación- «la grúa se llevó mi coche», por ejemplo-, y los pensamientos-emociones que lo acompañan: «vaya mierda! (rabia)… sólo he estado 10 minutos haciendo unas compras… no es justo (sigue la rabia)…tantas cosas pendientes de hacer y me las han fastidiado (preocupación y enojo)…tenía que tocarme a mi…»

Ahora, durante dos minutos, observa esos pensamientmeditando rostroos-emociones. Desde la aceptación, sin juzgar si son buenos o malos. Evita la charla mental, la voz dentro de tu cabeza. Sólo obsérvalos.

Cuando logras observar  tus pensamientos-emociones, estos se disuelven, desaparecen… y tu cuerpo normaliza sus funciones.

No fue  la situación lo que generó tu infelicidad, sino el torrente de pensamientos-emociones que tu mente trajo en esa situación,

Y, cuando no hay pensamientos y emociones, apareces Tú,  Conciencia, Yo real,  el Ser… el Observador.

Y una Paz profunda te envuelve por unos instantes.

rostro meditación

La infelicidad que sientes nada tiene que ver con lo que tú eres. Sé Tú.

 

 

 

Los comentarios están cerrados.