QUÉ ES SHIATSU?

Shiatsu

En la tradición oriental se tiene la certeza de que existe un sistema de energía  cuyo equilibrio/desequilibrio genera equilibrio/desequilibrio en el  cuerpo y la mente. Cuando la Energía Vital, el Ki, fluye sin trabas, distribuye “información” por cuerpo y mente para que funcionen de forma saludable. Cuando no ocurre así aparece desorganización/ desequilibrio/enfermedad.

El Shiatsu es un masaje de origen japonés con efectos terapéuticos, que se realiza con  las manos, aplicando presión sobre puntos y canales energéticos del cuerpo y cuya finalidad es mantener o devolver el equilibrio a la persona.

Shiatsu trata  al ser humano como un todo: cuerpo físico, mente y espíritu.

Se realiza con el receptor vestido con ropa cómoda, en el suelo, sobre un  futón (o en camilla baja), a una temperatura agradable, en un ambiente tranquilo, en silencio o con música relajante.

Shiatsu lo realiza un profesional con experiencia, que no deja de formarse para mejorar su práctica.

El profesional de Shiatsu no cura al receptor sino que le ayuda a reactivar su propia capacidad de autocuración. Es efectivo para tratar desequilibrios como los que se indican más abajo. Y es perfecto si lo único que deseas es relajarte. Cada sesión dura 55 minutos.

Se recomienda empezar como mínimo con 4 sesiones (una a la semana), siempre combinadas con buenos hábitos de vida y una dieta equilibrada.

Se obtienen buenos resultados especialmente  en caso de problemas de estrés (y todos los trastornos digestivos asociados a él), de ansiedad, depresión e insomnio. También actúa positivamente sobre dolores articulares, de espalda o rigidez en  cuello y hombros . Contribuye a que haya un flujo correcto de sangre y linfa por el sistema circulatorio.

Indicaciones  (según informe de 2007 de la Federación Europea de Shiatsu):

FES

  • Para todas las edades: de bebés a personas mayores.
  • Para mantener la salud global y la vitalidad de la persona.
  • Problemas musculares o de articulaciones.
  • Problemas con la estructura corporal: dolores de espalda o posturales.
  • Relajación y alivio de tensión y estrés.
  • En estados de baja energía o cansancio.
  • Problemas con la digestión, la respiración o la tensión sanguínea.
  • Dolores menstruales.
  • Para la fertilidad.
  • Durante el embarazo, el parto y el posparto.
  • Para la estimulación temprana de tu bebé y su equilibrio físico, mental y emocional.
  • Para desarrollar tu sensibilidad corporal y la conciencia de tu cuerpo.
  • Para tu propio desarrollo personal.